lunes, noviembre 02, 2009

El mundo no se va a acabar

Reflexión ecologista

Algo hay que es cierto: el mundo no se va a acabar. Los seres humanos no tenemos esa capacidad. Nunca, nunca lograremos destruir el mundo, por más que así lo queramos. Destruiremos (ya lo hemos hecho) especies, vidas, paraísos y, ultimadamente, a nosotros mismos. Pero el mundo ahí seguirá, y me atrevo a decir que la vida también.

Cuidar al planeta no tiene como objetivo salvarlo, sino salvarnos a nosotros mismos. Porque parece que llegará el momento en que este planeta que, por una fortuita y maravillosa coincidencia, era tan apto para que viviéramos en él, deje de serlo. Y entonces se acabará, sí, pero sólo para nosotros.

Por eso es importante en el discurso ecologista de la actualidad recordar de dónde viene la palabra ecología (o, más propiamente dicho, ecologismo): del griego oikos, que quiere decir casa. Hay personas que tristemente lo olvidan y pretenden, por salvar al planeta, destruir al hombre. Pero es una empresa inútil, porque el hombre no es una amenaza para el planeta. El hombre sólo es una amenaza para sí mismo.

Hay que fomentar el amor a la humanidad. Es difícil porque... ¡la humanidad ha hecho tantas cosas terribles! ¿Cómo amarla, si es destructiva, cruel e imprudente? Pues viendo lo mejor de ella. Yo, por ejemplo, amo a la humanidad. No quiero decir que ame personal e íntimamente a todos y cada uno de los seres humanos, sino que amo y me maravillo de nuestra cualidad humana, de todo de lo que somos capaces, de nuestra mente, de nuestra lengua, de nuestro cuerpo.

Y es por eso, y no porque me preocupe destruir la Tierra, que trato de cuidar mi comportamiento para con ella. No por ella en sí, sino porque ahí es donde me tocó vivir y donde vivirán mis hijos o mis sobrinos o los hijos de mis amigos y todas las personas que ame sea por un lazo que nos una, sea por su mera cualidad humana. Porque podamos seguir aquí.

5 comentarios:

  1. Por otro lado, olvida usted a los aliens que van reventar el planeta desde adentro cuando terminen de explotar los recursos naturales que necesiten.

    Sin embargo concuerdo con usted. La vida seguira. No importa que tanto contaminemos o alteremos un lugar, la vida seguira y volvera a la larga.

    Pero el amor a la humanidad no creo que pueda recuperarse, hasta que no estemos en las ultimas.

    Yo pienso que la vida debe ser preservada a casi cualquier costo. No asi la vida humana...

    ResponderEliminar
  2. Me impresiona más la naturaleza que la propia humanidad, en especial por eso de que no nos necesita.

    ResponderEliminar
  3. Una hermosa reflexión que comparto, ya lo sabes.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  4. que bonito tocayito, con mucha razon.
    aun asi es bien dificil amar a la humanidad..y quiza su destino es desaparecer por cabrones
    XD

    ResponderEliminar
  5. Creo que las personas sabemos que debemos cuidar el planeta donde nacimos porque lo oímos constantemente pero de ahí a hacerlo hay pasos abismales.
    Y es que el ser humano ante todo se preocupa por cuidarse a sí mismo de nosotros mismos y eso nos hace olvidar el espacio donde nos desarrollamos.
    Un saludo

    ResponderEliminar