sábado, agosto 22, 2009

Soñé que mi celular se moría...



...y yo lloraba.



En otros asuntos de menor trascendencia, ya hace un rato que no me conecto a Internet. No porque no quiera, sino porque sé que si lo hago me pongo a chatear y se me va el día. Últimamente me he estado acostando a las 10h30 pm y levantando a las 5h30; soy un maldito ñoño y tomé ocho materias en la escuela, sin contar Francés, y entre eso (que es viajar entre dos facultades, encima) y el novio se me va la vida.

El viernes, Jesús y yo cumplimos seis meses... ¡No me lo creo!

¡Ah, ese beso!

He estado muy ocupado, pero muy feliz.

Tengo ganas de, no sé, hacerme famoso por Internet. Quisiera ser un Alex Evans, un Neil Cicierega o un Charlieissocoollike (de quien puse un video en mi blog viejo hace un millón de años, mucho antes de conocer a Chucho... y resultó que él también seguía sus videos en el youtube, qué chido), pero no soy tan guapo (ni tan rico), tan creativo ni tan talentoso.

Ah, y con eso de que ni siquiera puedo levantar este blog, lo veo difícil xD.

No tiene nada que ver, pero... ay, me encanta el wey de esa foto.

Ah, sí... no tengo algún tema en específico del cual hablar, de hecho este post iba a limitarse a "Soñé que mi celular se moría y yo lloraba" con la imagencita de Xandir que está bien neta (strong, Xandir, strong!), pero decidí ampliarlo para usarlo como pretexto y poner algunas de las miles imágenes que tengo guardadas en la computadora.

No me gusta mi cara en esa foto, pero me gusta mi pie :P

¿Sí les conté que perdí mi cámara? Soy muy infeliz por eso (un duende se la robó). Espero que para fin de año pueda comprarme una, pero mi prioridad es una nueva computadora porque ésta todavía trabaja con carbón y tengo que explotar a cincuenta inmigrantes en las calderas para que sirva. Probablemente en enero sea Rey Mago en Galerías :P. Mi novio trabaja con un fotógrafo en esas cosas y cada año hace de Santa Atroz y de Rey Mago; me dijo que normalmente siempre buscan a alguien que les ayude, así que si no encuentran a nadie más, yo podría ser el próximo Melchor. Será divertido y ganaré dinero, suficiente para que, junto con mi beca, me compre la computadora y la cámara. Yeah.

Y bueno... no sé qué escribir. Estoy realmente feliz, pero falto de inspiración, carajo. Cuídense mucho y nos vemos pronto.

Nota: Todas las imágenes, excepto la mía, obviamente, son robadas de sitios de internet y no me importa. Si me demandan lloraré, así que no lo hagan.

Nota 2: Love ya, Jesús; thanks for the most beautiful six months of my life.

domingo, agosto 09, 2009

¿Español o castellano?

Hace un momento leí un comentario en este blog de un catalán que criticaba, entre otras cosas, el hecho de que yo usara la palabra español para referirme a mi lengua materna.

El argumento es el siguiente: esta lengua (a la cual esta persona prefiere referirse, con justa razón, castellano) es sólo una de las muchas habladas en España, por lo tanto, sólo uno de los muchos españoles.

Yo siempre he sido partidario de llamar a mi lengua castellano, pero si le digo español es porque así estoy acostumbrado a hacerlo. Si cualquiera viene a México y le pregunta a alguien qué idioma habla, dirá que habla español. Aquí nadie le dice castellano a la lengua, como nadie le dice ordenador a la computadora.

La verdad es que nos puede parecer etimológicamente incorrecto, porque, efectivamente, el castellano no es la única lengua hablada en España, pero para mí algo sobre las lenguas es muy claro: son organismos vivos (en un sentido se podría decir metafórico, no me quiero poner muy ontológico aquí) que cambian por procesos meramente naturales. Y el hecho de que se haya escogido en la mayoría de los lugares hispanohablantes la palabra español para nombrar la lengua es innegable, por más que nos rasguemos las vestiduras. Y así lo registran los diccionarios y las gramáticas: el español, también llamado castellano, es la lengua surgida en la región de castilla en España y hablada hoy en la mayor parte de ese país y en muchos de América.

Cada quien escoge con qué palabra llamar a esta hermosa lengua, pero por más que nos enfademos y nos quejemos nadie puede cambiar el hecho de que español y castellano son palabras sinónimas, es decir que se refieren al mismo concepto: la lengua en la que esta entrada está redactada.