sábado, julio 25, 2009

Estoy a favor de la privatizaciòn de la industria eléctrica

Me he dado cuenta de que la política es un tema divertidísimo para reflexionar, pero no para conversar.

Hazlo grande con un clic, viteh.

Hace algún tiempo la izquierda de este país, comandada principalmente por el señor Andrés Manuel, se manifestó arduamente en contra de la privatización de la industria eléctrica (propuesta por el en ese entonces y también ahora gobierno federal de derecha).

Planteémos una situación hipotética: todos ustedes necesitan comida y agua para vivir y yo la tengo. Soy el único que tiene comida y, por lo tanto, puedo, si quiero, vendérselas al precio que se me antoje y las condiciones que se me antoje. Total, ustedes la necesitan y, sin importar que tan malo sea el servicio que yo les brindo, igual me lo van a comprar.

Pero supongamos que, de pronto, aparece otra persona que también vende comida y agua. Esta persona empieza a brindar un mejor servicio que yo: más barato, más práctico, más eficiente, más sano... Como es obvio, todos ustedes dejarán de comprarme a mí porque les conviene comprarle a él... ¿Qué hago yo? Pues lo único que puedo hacer, si quiero conservar mi clientela y mi negocio: mejorar el servicio, tratar de bajar los precios menos que mi competidor y subir la calidad más que él.

Este ejemplo ilustra por qué es necesaria la competencia y por qué son tan malos los monopolios.

Nuestra sociedad socialista wannabe tiene una terrible e irracional fobia a una serie de palabras que nuestros políticos e intelectuales nos han inyectado: riqueza, extranjero, particular y, sobre todo, privado... de algún modo, sentimos que hay ciertas cosas que son nuestras y que, por lo tanto, no es justo que algún particular se encargue de ellas; nos han enseñado a entender las cosas de la siguiente manera: los ricos son MUY malos y disfrutan explotando a los pobres, siempre que haya un particular que es dueño de un servicio (esto es, siempre que haya privatización) habrá alguien rico que disfrutará haciendo que los pobres sean más pobres e incrementando los precios para hacer sufrir al pobrecito pueblo, quitándole de paso su soberanía.

Pero la verdad es ésta: mientras el servicio esté monopolizado, no importa si es por un particular o por el estado, será pésimo. En lo personal, me parece más inteligente que se permita al sector privado proporcionar este servicio porque, de esa manera, puede haber competencia y, por lo tanto, el servicio puede mejorar.

Piensen en Teléfonos de México: yo no me acuerdo, pero sé por el testimonio de algunas personas mayores que, antes de la privatización de TelMex, el servicio era pésimo (así como es ahora el servicio de Luz y Fuerza): pedías una línea y en seis meses, si tenías suerte y a ellos se les daba la gana, te la ponían. Ahora, por el contrario, el servicio es bastante bueno, incluso a pesar de que casi está monopolizado (actualmente más y más personas están optando por la competencia de TelMex en cuanto a teléfono e internet, otorgada por la compañía de cable).

O sea que sí: yo creo que se debería privatizar el servicio de energía eléctrica. Ódienme >=D

Éste sí, o lo haces grande o no lo ves, boludo.

8 comentarios:

  1. "Nuestra religión nos enseña que el dinero es la raíz de todo mal, que no se puede servir a éste y a Dios, que de los pobres es el reino de los cielos... y que los ricos se irán al infierno."

    Creo que fue la verdad mayor enunciada en todo el cartón.

    ResponderEliminar
  2. Lo que yo creo respecto a eso de la religion es que no se debe vivir para acumular. El problema es que nos gusta tomar las cosas de manera muy literal y de esa manera ninguna enseñanza religiosa de ninguna religión se puede conciliar con el mundo como es realmente.

    ResponderEliminar
  3. Mira, para estoy hay que ser muy analiticos. 1.- No te vayas con el mito de la iniciativa privada siempre eficente. El sector privado suele ser mas abusivo que el publico, y sobre todo mas voraz, como cliente estas mas indefenso del privado que el publico.

    2.- La diferencia no es si es privado o no, sino quien y como se administra, la luz en México es mala como el petroleo por que es mal administrado. Pero ejemplo, los privados administran el agua de diversos municipios mexicanos, y son pesimos en ello.

    3.- La propiedad pública favorece a los que no tienen acceso, la privada no tiene intención para dar acceso al mismo.

    Te diria que el problema no es tanto privatizar o no, sino como hacer al sistema funcionar.

    ResponderEliminar
  4. Y el problema es que los mismos "administradores" de la religión hacen eso: adoctrinar de modo literal a lo de las "sagradas escrituras". Ellos mismos hacen que no haya conciliación entre sus escrituras y el "mundo real" o, peor aún, no haya coherencia a la hora de predicar.

    ResponderEliminar
  5. Yo estoy bastante de acuerdo contigo, Raúl; sencillamente se me hace más probable que el sistema funcione si se privatiza... Claro, eso no quiere decir que se pudiera hacer funcionar sin necesidad de ello, pero el punto al fin y al cabo que quiero rescatar es que toda la propaganda contra privatización es bastante sofística.

    ResponderEliminar
  6. Compita, tu como usuario a nivel doméstico pues entiendes bien la situación, y te diré algo:

    Yo como usuario a nivel Industria pienso que el servicio de luz y fuerza es una porquería y está lleno de burócratas, que para cualquier papeleo tienes que dar hasta las perlas de la virgen si quiere que se hagan cuando tu quieres, si no, pues puedes esperar y hacerte muy viejo hasta que se les antoje antenderte... pero mira que también he tratado con CFE y nada que ver... no entiendo como está eso de lfc aquí pero que yo sepa es como una empresa privada, así que no entiendo porque no quieren apoyar a privatizar o dividir lo que ya está privatizado, porque en lfc es solo negocio de unos cuantos que se llevan la lana por un servicio que no prestan, y a eso se le llama robo.. pero pues aquí se llama política...

    no creo haber tenido sentido en nada de lo que te dije, peropues luego te lo explico :D

    Saludos!!!

    Andy

    ResponderEliminar
  7. Anónimo6:02 p. m.

    Cuendo dices que culaquier servicio publico se encuentre en manos de monopolios ya sean estado o privado tiene sus deficiencias, puedo darte la razón, sin embargo, y dejemos el discruso de los desprotegidos y d ela soberania como pueblo tatata, es un hecho que el los servicios en manos de capital privado no son mejores, todo lo contrario es una mercancia la cual se deb vender al costo que mejor deje ganacias y por tanto la población tendrá que aceptar esas condiciones impuestas.
    El servicio de Telmex no es de buena calidad, las tarifas son altisisma scomparadas a otros paises, como USA,CAnada y Europa, y no lo comparo cuando era del estado, hablo de su situación actual, el servicio es malo y caro.
    Las carreteras Adminitradas por capital privado son pesimas y si no date unas vueltecita spor cualqiuer carretera de cobro y veras.
    El servicxio de Enenergia Electrica en Argentina se dejo en capital privado y el servicio fué y sigue siendo pesimo, si tien samigos argentinos preguntales.
    Yo no estoy a favor de las ideas socialistas,sin embargo la combinación de un sistema economico que nos de benficios como sociedad son necesarios.
    Canada tien politicas un tanto socialistas y la calidad de vida es el tripe mas alta que la d emexico y me refiero a los servicios de la población en manos del estado
    y es que el punto es
    Realmente tenemos que pagar por cuestiones tan basicas como el agua, la tierra, luz y de mas servicios a precios exagerados,
    En USA los servicios de salud son tan malos para la población.
    en fin
    es un gran debate
    Saludos
    Att Efrain

    ResponderEliminar
  8. Tal vez el servicio de TelMex no sea exactamente bueno, pero por lo que me han contado, es mejor. Además,es indudable que la competencia que está recibiendo hará que tanto TelMex como la competencia mejorarán (aunque sea un poco) su nivel.

    Al final lo que quiero decir es que no hay que tenerle tanto miedo al capital privado, y no digo que necesariamente sea mejor, sino que no necesariamente es peor, que es lo que nos quieren hacer pensar los políticos de pseudoizquierda de nuestro país.

    ResponderEliminar