sábado, julio 25, 2009

Estoy a favor de la privatizaciòn de la industria eléctrica

Me he dado cuenta de que la política es un tema divertidísimo para reflexionar, pero no para conversar.

Hazlo grande con un clic, viteh.

Hace algún tiempo la izquierda de este país, comandada principalmente por el señor Andrés Manuel, se manifestó arduamente en contra de la privatización de la industria eléctrica (propuesta por el en ese entonces y también ahora gobierno federal de derecha).

Planteémos una situación hipotética: todos ustedes necesitan comida y agua para vivir y yo la tengo. Soy el único que tiene comida y, por lo tanto, puedo, si quiero, vendérselas al precio que se me antoje y las condiciones que se me antoje. Total, ustedes la necesitan y, sin importar que tan malo sea el servicio que yo les brindo, igual me lo van a comprar.

Pero supongamos que, de pronto, aparece otra persona que también vende comida y agua. Esta persona empieza a brindar un mejor servicio que yo: más barato, más práctico, más eficiente, más sano... Como es obvio, todos ustedes dejarán de comprarme a mí porque les conviene comprarle a él... ¿Qué hago yo? Pues lo único que puedo hacer, si quiero conservar mi clientela y mi negocio: mejorar el servicio, tratar de bajar los precios menos que mi competidor y subir la calidad más que él.

Este ejemplo ilustra por qué es necesaria la competencia y por qué son tan malos los monopolios.

Nuestra sociedad socialista wannabe tiene una terrible e irracional fobia a una serie de palabras que nuestros políticos e intelectuales nos han inyectado: riqueza, extranjero, particular y, sobre todo, privado... de algún modo, sentimos que hay ciertas cosas que son nuestras y que, por lo tanto, no es justo que algún particular se encargue de ellas; nos han enseñado a entender las cosas de la siguiente manera: los ricos son MUY malos y disfrutan explotando a los pobres, siempre que haya un particular que es dueño de un servicio (esto es, siempre que haya privatización) habrá alguien rico que disfrutará haciendo que los pobres sean más pobres e incrementando los precios para hacer sufrir al pobrecito pueblo, quitándole de paso su soberanía.

Pero la verdad es ésta: mientras el servicio esté monopolizado, no importa si es por un particular o por el estado, será pésimo. En lo personal, me parece más inteligente que se permita al sector privado proporcionar este servicio porque, de esa manera, puede haber competencia y, por lo tanto, el servicio puede mejorar.

Piensen en Teléfonos de México: yo no me acuerdo, pero sé por el testimonio de algunas personas mayores que, antes de la privatización de TelMex, el servicio era pésimo (así como es ahora el servicio de Luz y Fuerza): pedías una línea y en seis meses, si tenías suerte y a ellos se les daba la gana, te la ponían. Ahora, por el contrario, el servicio es bastante bueno, incluso a pesar de que casi está monopolizado (actualmente más y más personas están optando por la competencia de TelMex en cuanto a teléfono e internet, otorgada por la compañía de cable).

O sea que sí: yo creo que se debería privatizar el servicio de energía eléctrica. Ódienme >=D

Éste sí, o lo haces grande o no lo ves, boludo.

sábado, julio 11, 2009

No a la discriminación dialectal


Si uno busca en YouTube cualquier video de alguna serie o película doblada al español y revisa los divertidísimos comentarios es casi seguro que se encontrará con un debate propio de cámara legislativa (es decir: pelea de simios) sobre por que el español de México es "malo" y el de España es "mejor" o viceversa; aunque lo cierto es que la mayoría de las veces son españoles criticando idiotamente a los malditos "sudacas".

Los débiles argumentos con llos que defienden su por lo general ofensiva opinión son dos: la supuesta originalidad del español peninsular y la supuesta pureza del mismo.

Primero: es obvio que el español surgió en España, por eso se llama español. Pero el español no se ha quedadoo en un estado petrificado desde su surgimiento hasta ahora. El español que se habla hoy en España no es el "original": ese español ya no existe. Los dialectos peninsular y mexicano son dos variantes que en algún momento y po diversos motivos se separaron de la misma rama.

Yo podría decir que lo correcto debería ser lo más usado, y entonces sí nadie puede negar que hay muchos más mexicanos hablantes del español que españoles. Entonces saltarían los más dignos españolitos a defender su honor diciéndome que "tú y yo no hablamos el mismo idioma: yo hablo ESPAÑOL (así, con mayúsculas) y tú hablas mexicano". ¡Diiiing! Respuesta equivocada: ¿cómo vamos a hablar idiomas diferentes si definitivamente nos entendemos y nos comunicamos con precisión?

El segundo argumento es el de la supuesta pureza del español peninsular. Según nuestros detractores, el español en México está plagado de préstamos estadounidenses que lo "ensucian". La lengua es natural; no es creada por el hombre a conciencia, sino que surge de manera espontánea y es modificada por la masa; pocas palabras surgen directamente de la nada, la mayoría se heredan o se prestan de otras lenguas. Es un proceso natural para la lengua el adoptar palabras de lenguas habladas en regiones geográficamente cercanas, y eso no "destruye" la lengua; al contrario, la enriquece.

Piensen en una palabra como líder; es una palabra española, perfectamente española, hasta tiene su acentito que no existe en la ortografía inglesa... pero viene de leader. Piensen en alcalde, bisutería, ojalá, confortable en el sentido de cómodo; montones de palabras que son español, pero que han sido heredadas directamente de otras lenguas. Y no hablo del latín, sino de lenguas vivas con las que estamos en contacto: francés, árabe, inglés. Todos estos procesos son naturales y por más que nos rasguemos las vestiduras no cambiarán.

Una vez leí que era incorrecto decir checar, y que la prueba estaba en que el DRAE te "redireccionaba" a checar. Mentira. No te redirecciona, sólo te dice que son sinónimos y que checar se usa en México. Así es como aparece:

1. tr. Méx. chequear.

Si fuera un redireccionamiento, aparecería como en aereopuerto, que no existe:

La palabra aereopuerto no está registrada en el Diccionario. Las que se muestran a continuación tienen una escritura cercana.
Y no es así. El diccionario la registra y en ese momento la acepta como palabra española, por más que venga del inglés. Y da cuenta, claro, de que se usa en México nada más, pero es correcta porque ahí está. Aclaro, por cierto, que la RAE es la autoridad máxima en cuanto al español se refiere, pero eso no quiere decir que ella contruya al español. Muy por el contrario, el español evoluciona y crece por sí sólo y la academia tiene que adaptarse al desarrollo natural de la lengua.

El español hablado en España no es mejor ni peor que el hablado en México o en cualquier otra parte, y la discriminación basada en razones dialectales es otra forma de racismo y, como tal, atenta contra los derechos humanos y debe ser erradicada.

jueves, julio 02, 2009

Gay marriage will lead to bestiality marriage...

...just like women voting led to hamsters voting.